The Good CBD

The Good CBD

The Good CBD es un sitio online donde conseguir las variedades más frescas y novedosas de Cáñamo CBD

Los Productos más frescos

Tomé CBD para calmar mi ansiedad.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Cuando alguien me sugirió que tomara cannabidiol (CBD) para ayudarme a calmarme, me negué rotundamente a hacerlo. «Odio la hierba», dije con firmeza, recordando la última vez que la había fumado en mi primer año de universidad, cuando me miré en el espejo durante dos horas flipando un poco con la extraña sensación.

Pero el cannabidiol no es hierba. Bueno, no es exactamente hierba. El cannabidiol, también conocido como aceite de cáñamo, o CBD, es uno de los dos componentes principales de la marihuana. El otro es el THC, que es la molécula que altera la mente y que alimentó mi festival de narcisismo una noche a las 3 de la mañana.

En los últimos años, a medida que todo tipo países en todo el mundo legalizan la marihuana, los usos médicos del CBD se están volviendo cada vez más interesantes para los médicos y los científicos (especialmente cuando se trata de la epilepsia). Sin embargo, lo que me interesa especialmente es el potencial del CBD para mejorar la salud mental. (en concreto, la mía)

Las pruebas científicas de la capacidad del CBD para calmar la ansiedad, amortiguar la psicosis y levantar el ánimo son irregulares por el momento, aunque el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas es optimista: «El CBD ha demostrado eficacia terapéutica en una serie de modelos animales de ansiedad y estrés, reduciendo las medidas conductuales y fisiológicas (por ejemplo, el ritmo cardíaco) del estrés y la ansiedad».

Como alguien que se enfrenta a la ansiedad – hola amigos, ¿no suena un poco extraño todo esto? – todo el día, todos los días, tomar aceite de CBD sonaba como algo que al menos merecía la pena probar. Así que me puse en contacto con The Good CBD, un marketplace que habían comenzado unos amigos sobre productos de cáñamo. Su aceite de cáñamo tenía críticas positivas, lo cual es bueno (si bueno, pueden ser inventadas pero confiaba en estos tios). Amablemente me enviaron un poco de su aceite CBD de Mediblue, del que recomiendan tomar 0,6 ml dos veces al día. Decido probarlo durante una semana. Esta es mi experiencia

aceite de cbd

Un día tomando CBD

Uf. A pesar de que el aceite de cáñamo se llama «aceite», es, bueno, bastante más aceitoso de lo esperado. El líquido espeso no es lo más agradable para tragar a primera hora de la mañana. Quizás mañana lo pruebe en el café. De hecho, no voy a mentir, chicos y chicas, la sensación de tragarlo así a pelo es algo desagradable


A pesar del comienzo poco alentador de mi aventura con el aceite de cáñamo, alrededor de media hora más tarde, empiezo a sentirme más tranquilo, más racional, y realmente bastante relajado. ¿Es un efecto placebo? Es casi seguro que es un efecto placebo. En cualquier caso, estoy dispuesto a intentarlo de nuevo mañana para averiguarlo.

El segundo día tomando CBD

Una mañana de locura. El metro llega con 10 minutos de retraso y encima pierdo el metro de enlace y otros 10 minutos de retraso. Para cuando llego al trabajo, ya llevo media hora de retraso y me siento acosado, acalorado y estresado.

¿Qué tal el aceite de cáñamo en estas circunstancias?
Pongo dos gotas en mi café (sí, me doy cuenta de que mezclar el aceite de cáñamo con la cafeína es una tontería, pero necesito el café y está recomendado en la página web). El aceite es mucho menos desagradable de tomar de esta manera, aunque cambia enormemente el sabor de tu café, así que tal vez guárdalo para tu café instantáneo, porque se nota.

Hago un poco de trabajo y finalmente me doy cuenta de que, sí, he bajado el ritmo, mis pensamientos están más ordenados y ya no siento la necesidad maníaca de correr de un lado a otro como un pollo sin cabeza. Claro, esto podría deberse simplemente a que me he calmado después de las prisas del tren, pero volveré a hacerlo mañana.

Día 3

Es viernes. ¿Por qué hay que estresarse un viernes? Por lo general, consiste en sacudirse las telarañas que quedan de las demasiadas copas de vino o cervezas del jueves por la noche e idear un plan para compaginar el trabajo con la importante tarea de hablar con el grupo de WhatsApp sobre los planes del fin de semana.

Pero de casualidad hoy tenía una reunión importante. Con mi jefe y gran jefe. Lleva una semana en el calendario y no sé de qué va. Central de estrés.
La reunión es a las 11 de la mañana, así que me trago mis dos gotas a las 9:45 (de nuevo en el café, ya que no voy a volver a beberlo solo) y espero a que el estrés se disipe.
Pero no lo hace. A medida que nos acercamos a las 11, empiezo a preocuparme más. Y luego algo más. Hasta que tengo las palmas de las manos muy sudadas.
La reunión se cancela, y no es gran cosa, pero me decepciona el aceite de cáñamo. Tal vez estoy presionando demasiado. Es el primer chasco , la primera decepción. Esto puede pasar pero hay que ser constante

Día 4

Es sábado. Tengo un poco de resaca. Bueno, más que un poco si tengo que ser sincero . También nos hemos quedado sin cápsulas de café, lo que significa que tengo que esperar hasta que saque mi  vago trasero  de casa para ir a la cafetería de la calle.
Sin embargo, cuando finalmente bebo un poco de aceite, empiezo a sentirme mejor. Esas voces de Oh, probablemente sí ofendiste a fulanito anoche con ese comentario sobre el trabajo (la ansiedad típica de la resaca) empiezan a desaparecer. ¿Podría ser el aceite? ¿O podría ser el hecho de que son las 3 de la tarde y mi resaca está aflojando sus garras? En cualquier caso, por la noche, estoy bien. 

Día 5

Estoy enfermo. No se que debe de haber sido pero estoy enfermo. No me encuentro bien. Creo que es un resfriado así que hoy me lo salto.

Día 6

Sigo estando algo resfriado. Pero vuelvo al trabajo como el valiente soldadito que soy. Lo primero que hago es tomar un café e inyectarme dos gotas de aceite de cáñamo.


Por alguna razón, la mañana del lunes no parece estar llena de las habituales situaciones de «Dios mío, podría haber un desastre a la vuelta de la esquina» que normalmente conjuro en mi mente. Tal vez sea porque hace sol fuera (siempre es una ventaja); tal vez sea porque mi cerebro está confuso por el dolorcito de garganta; tal vez sea porque mi piercing de la nariz, harto de sonarse sin parar, está palpitando de dolor. Tal vez sea el aceite. En cualquier caso, me paso la tarde alabando el aceite, deseando poder bañarme en él. Puede que esta pequeña jaqueca y el malestar general me haga perder un poco la cabeza.

Día 7

 

El último día. Dejo caer obedientemente mi aceite en mi café porque cuando me propongo algo lo cumplo. Considero la posibilidad de añadirlo a mis medicamentos para el resfriado y la gripe, pero decido que no soy un animal.


¿Me siento más tranquilo? Sí, definitivamente sí. ¿Pero se debe a los flujos y reflujos de la vida? Por ejemplo, la semana pasada fue una buena semana, no especialmente estresante, no ocurrió nada terriblemente traumático (para mí, quiero decir, estaban pasando muchas cosas en todo el mundo, mirad la que se ha liado en Afganistán estas semanas).

La semana que viene puede ser una mala semana en la que las cosas parezcan más difíciles de sobrellevar.


Entonces, ¿cuánto de esto tiene que ver con el aceite de cáñamo? No lo sé. Lo que sí sé es que me gusta la sensación que creo que me ha producido el aceite de cáñamo. Lo que no sé, sin embargo, es si esa sensación es algo que he conjurado en mi esperanza de que el aceite de CBD funcione, o si es algo que es una consecuencia directa de tomar el aceite.
En cualquier caso, me gusta estar tranquilo. Ha sido una buena idea.

 

Más en nuestro blog

¿Qué es la Cannabidivarina? (CBDV)

Probablemente hayas oído hablar del CBD (cannabidiol), el suplemento de salud de moda que te hará más feliz y más sano, pero ¿has oído hablar del CBDV (cannabidivarina)? Probablemente no hayas oído hablar de este cannabinoide único debido a la falta de investigación que aún no ha revelado todos los beneficios potenciales que puede ofrecer. El CBDV se obtiene de las plantas de cannabis como el CBD

¿Qué es la Cannabidivarina? (CBDV)

Probablemente hayas oído hablar del CBD (cannabidiol), el suplemento de salud de moda que te hará más feliz y más sano, pero ¿has oído hablar del CBDV (cannabidivarina)? Probablemente no hayas oído hablar de este cannabinoide único debido a la falta de investigación que aún no ha revelado todos los beneficios potenciales que puede ofrecer. El CBDV se obtiene de las plantas de cannabis como el CBD

Deja un comentario